Blog

Pulir los faros del coche para mejorar la visibilidad al conducir

18/12/2017 | Blog

Hace unos años, los cristales de los faros delanteros de los vehículos eran cristales de dispersión. Como su nombre señala eran de cristal, o bien mejor dicho, de vidrio. Y eran de dispersión por el hecho de que tenían una función clarísima (no solo la de resguardar el interior del faro y las lámparas de la intemperie), alteraban de la forma deseada el haz de luz generado por la lámpara reflejado por las pantallas reflectoras niqueladas del interior del faro.

Estos faros se reconocen de forma fácil puesto que generalmente apenas dejan ver el interior, ni la lámpara, y por el hecho de que el cristal semeja tener unas rayas, marcas o bien dibujos interiores. Estas marcas son de verdad prismas para supervisar y dirigir el haz de luz. Se diseñan particularmente según las pantallas reflectoras y el género de lámpara que va a llevar el faro. Pero esto ya hace un tiempo que ha cambiado y en Varilleros.es queremos hablarte al respecto. En este artículo te vamos a contar como son los faros de hoy en día. Y lo que es más importante las ventajas que te puede ofrecer pulir los faros de tu coche.

Faros fabricados con “cristal” plástico

Actualmente se emplea normalmente un plástico transparente en la fabricación de los faros. Lo más normal es que sea policarbonato. Se reconocen de manera fácil por el hecho de que se puede ver a la perfección de qué manera es el faro por la parte interior.

El policarbonato es resistente a la intemperie y aguanta la radiación ultravioleta. Más no deja de ser un termoplástico, y como tal, puede padecer de manera especial cuando está expuesto a la radiación solar directa, y cuando se expone a elevadas temperaturas. Conque si bien es perdurable, al final, tras muchas horas de sol, el plástico de los faros se estropea. Si bien en menor medida, la erosión debida a otros factores como la arena arrastrada por el viento asimismo puede ocasionarles daños.

¿Y qué ocurre entonces?

Puesto que el plástico avejenta, se vuelve menos transparente y amarillento, y los faros pasan a ser menos eficientes. El haz de luz no se extiende igualmente bien, y notaremos menos luz a la noche, y asimismo nos van a ver menos. Y esto al final es un inconveniente, no solo estético, sino más bien de seguridad vial, por el hecho de que es esencial ver y ser vistos bien.

Pulir los faros del coche significa tener más luz

Hay múltiples soluciones a este problema: la primera que podríamos meditar sería reemplazar todo el faro, más esto no siempre es preciso. Por el hecho de que ciertos vehículos, previendo el inconveniente que puede presentarse con los años, han desarrollado los faros con partes independientes, pudiendo mudar solo el cristal de dispersión de policarbonato, sin mudar el interior del faro. Eso ya supone un ahorro.

Otra alternativa todavía más económica: el pulido de los faros. Resulta que el “cristal” de policarbonato se puede restaurar puliendo su superficie con una pasta singular para pulir (un tanto abrasiva), y el efecto de pasar unas serie de limas de diferente granulometría, a mano, o bien mejor haciéndolas virar con una máquina eléctrica, mismamente un taladro, para retirar la capa superficial dañada y concluir dando brillo al plástico del faro y dejarlo prácticamente como nuevo.

Al realizar el pulido de los faros vamos a tener más luz, vamos a ver más por la noche, y vamos a conducir más seguros. Y lógicamente, no debemos olvidar el resto del mantenimiento de los faros y luces: repasar que todas y cada una de las lámparas luzcan, y llevar bien regulada la altura de los faros delanteros.

En Varilleros.es podemos ayudarte si necesitas pulir los faros de tu coche. Ponte en contacto con nosotros y te informaremos sobre nuestras distintas tarifas.


Seja o primeiro a comentar.

Adoraria ler seu comentário aqui!

Responderei assim que possível.

Categorías

Abolladuras


Blog


Sacabollos

Contáctanos

info@martillodeoro.es


91 000 2125


697 386 440

Dirección

Calle Aranjuez 601 Alcalá de Henares 28805 Madrid