Varilleros Sacabollos Madrid » Reparar Bollos Sin Pintar

Nuestra técnica para reparar bollos sin pintar

¡El arte de reparar bollos sin pintar!

Desde hace pocos años se ha empezado a conocer en España la técnica de reparar bollos sin pintar. Aunque en Varilleros llevamos practicándola desde sus inicios, hace mas de 30 años.

Reparar bollos sin pintar

Los primeros varilleros sacabollos que surgieron en la historia, trabajaban dentro de carpas de almacenamiento de vehículos, dónde se encargaban de reparar daños provocados por el granizo.

Este tipo de trabajos les proporcionaban grandes beneficios. Qué podían sumar a los que obtenían en sus trabajos particulares o realizando pequeñas reparaciones.

En España esta técnica aún tiene una escasa penetración en el mercado. Por eso es aún tan desconocida.

Aunque cada día este método se va popularizando más y cogiendo más fuerza. Este sistema para reparar abolladuras por granizo o daños por portazos en los laterales está adquiriendo mucha más fuerza. Y no es de extrañar, gracias a las ventajas que ofrece esta técnica frente a la tradicional de chapa y pintura.

Algunos clientes dudan todavía de los increíbles resultados que puede llegar a ofrecer esta técnica. Aunque sin duda se convencen una vez que ven el resultado final. Reparamos su coche en un tiempo récord, dejándolo libre de cualquier imperfección en la chapa.


¿Cómo conseguimos reparar bollos sin pintar?

Para explicarles cómo conseguimos reparar las abolladuras en la chapa sin la necesidad de pintar el coche vamos a resumirlo en una serie de preguntas y respuestas.

¿Es complicada la técnica que empleamos?

Para conseguir reparar bollos sin pintar nuestros varilleros sacabollos se sirven de una propiedad física básica: la elasticidad de los metales y la pintura. La elasticidad será la que nos permita estirar la chapa del coche para devolverle su forma original. Y lo más importante es que la pintura no sufrirá ningún daño.

Somos capaces de reparar cualquier tipo de abolladura, incluso las más difíciles y complicadas. Lo conseguimos gracias a nuestra precisión en el trabajo y el control de la fuerza. Dejamos el coche totalmente libre de imperfecciones en la chapa.

La experiencia es la clave

Para conseguir el mejor resultado se necesitan muchos años de experiencia. Es necesario contar con un maestro que sepa enseñar la técnica a la perfección. Y se requerirá de mucha práctica hasta llegar a perfeccionar la técnica. De otra forma los resultados que se conseguirán serán mediocres.

¡Son necesarios muchos años de entrenamiento!


¿Cómo funciona la técnica de reparar abolladuras?

Para conseguir la reparación de bollos sin pintar nos servimos de una serie de varillas con puntas que están especialmente fabricadas para no dañar ni la chapa ni la pintura del vehículo. Utilizamos estas varillas para masajear los puntos de tensión (o fuerzas) de las abolladuras. Este masaje se realiza desde el interior de la chapa, para que vuelva así a su formato original.

Ver Vídeo demostrativo de la Técnica

Gracias a la habilidad de nuestros varilleros sacabollos conseguimos reparar a la perfección cualquier tipo de abolladura. Reparamos nos solo los bollos provocados por las tormentas de granizo, sino cualquier tipo de abolladura dónde la pintura no haya sufrido ningún daño.

Con nuestra técnica de reparación de bollos sin necesidad de pintar somos capaces de reparar cualquier tipo de abolladura. Tanto abolladuras pequeñas como medianas, siempre que la chapa no haya sufrido un fuerte estiramiento.


¿Qué sucede si hay daños en la pintura?

Si la pintura ha sufrido algún tipo de daño todavía se puede reparar. Se podrá devolver la forma original a la chapa sin la necesidad de utilizar masilla. Aunque después el coche tendrá que ser repintado.

Se puede aprovechar el proceso de repintado para reparar ANTES todas las ondulaciones o abolladuras que pueda tener el coche. Consiguiendo así un resultado perfecto y evitando así la aparición de las conocidas como “aguas de repintado”.

Reparar bollos sin pintar


 ¿Ha sufrido golpes en la chapa? ¿Quiere repintar su coche pero no quiere echar masilla? ¿Por qué es tan importante eliminar las abolladuras antes de pintar el coche?

Al usar la técnica de nuestros varilleros sacabollos podemos  controlar todas las ondulaciones en la chapa. Podemos eliminar los altos y los bajos de la chapa con la mejor precisión. Así evitaremos la aparición de las “aguas” que aparecen muchas veces en el repintado de los vehículos.

Los chapistas tradicionales nunca podrán tener tanta perfección. Ellos se guían del tacto de su mano para identificar los altos y los bajos. Y obviamente con la mano no se pueden descubrir todas las imperfecciones.

En Varilleros utilizamos luces específicas que son capaces de revelarnos cualquier tipo de imperfección. Muestran los defectos más pequeños de la chapa, para que podamos repararlos.

Somos capaces de reparar cualquier tipo de ondulación, incluso las más pequeñas. Reparamos las conocidas como “aguas de repintado” a la perfección.

Gracias a nuestra técnica no es necesaria la aplicación de masilla en el coche. Conseguimos que la chapa vuelva a su estado original sin tener que deformar el coche.

Siempre revisamos nuestros trabajos al milímetro para evitar que pueda quedar cualquier abolladura por pequeña que sea. Siempre revisamos nuestros trabajos para conseguir el mejor resultado, como un coche recién salido de fábrica.

Taller de varilleros


Acude a nuestro taller para cumplir con todas las exigencias de su coche

Si quiere que su coche vuelva a tener su aspecto original contacte con nosotros o venga a visitarnos. Le aconsejaremos cuál es la mejor forma para restaurar la chapa de su coche.

Confíenos su coche y se lo devolveremos como recién salido de fábrica, gracias a nuestro método para reparar bollos sin pintar.

 Somos el Taller Número Uno de Varilleros en Madrid